1
doctor-dolz-fiv-valencia_opt

doctor-dolz-fiv-valencia_opt

Artículo escrito por el director de la Clínica FIV Valencia, el doctor Miguel Dolz

 

Existe actualmente una controversia en Reproducción Asistida relativa a la decisión de transferir un solo embrión o transferir más de uno. Ambas opciones comportan beneficios y riesgos pero parece que se está marcando una tendencia a transferir un único embrión.

La ESHRE, Sociedad Europa de Reproducción Humana y Embriología, ha manifestado que “un bebé sano es la verdadera medida del éxito”. Sin llegar al extremo de considerar que “la gestación gemelar es una complicación adversa a la FIV”, como dice la ESHRE, si que es cierto que las gestaciones múltiples comportan un mayor porcentaje de nacimientos prematuros y de bajo peso al nacer y un ligero aumento de la mortalidad perinatal comparada con las gestaciones únicas.

Sin embargo los estudios que se han realizado hasta la fecha han considerado preferentemente la comparación entre gestantes de un solo embrión o de más de uno , por reproducción asistida en ambos casos. Y no se ha comparado los beneficios y riesgos de un embarazo gemelar por reproducción asistida con dos gestaciones únicas espontáneas. En este sentido existe un metanálisis sobre resultados perinatales con transferencia electiva de único embrión y se ha demostrado que comparado con embarazos únicos espontáneos existe mayor riesgo de parto pretérmino, placenta previa y embarazo ectópico. Por lo que podemos deducir, que hay una alteración en la paciente, probablemente relacionada con una baja receptividad uterina que predispone a complicaciones en ambos casos, embarazos únicos y embarazos gemelares.

¿Por qué siguen realizándose transferencias dobles a pesar de las indicaciones de las Sociedades científicas y los resultados de los estudios? Porque hay mayor probabilidad de conseguir el embarazo transfiriendo dos embriones que solo uno. Si nos ponemos en el lugar de la pareja que lleva largo tiempo buscando familia sin lograrlo y que ha invertido un esfuerzo económico y sobre todo emocional muy importante en la aventura de llegar a ser padres, es lógico que en la mayor parte de los casos se decanten por la opción múltiple. Al no existir una diferencia abismal en la morbilidad asociada a una y otra opción e incrementarse las posibilidades de embarazo, los pacientes prefieren asumir el riesgo de un embarazo gemelar. Otra cosa ocurre cuando hablamos de esterilidad secundaria, ahí ya sin la presión del deseo de ser padres, la mayor parte se decide por un solo embrión.

Por otra parte, cuando se trata de ciclos con embriones vitrificados, parece, según el estudio de Thurin, Hausken y cols, que en mujeres menores de 36 años, la transferencia de un solo embrión vitrificado reduce la tasa de embarazo múltiple y consigue tasas de gestación que son similares a las transferencias de dos embriones.

¿Cuál debe ser la posición del facultativo? Bien entendido que debe respetarse la autonomía de los pacientes, y de que necesariamente se tiene en mente el ratio coste/efectividad, el médico debe basar su elección y su recomendación en las características específicas del a pareja infértil que está tratando, su historial y en la calidad y número de embriones disponibles.

Como recomendación general, la transferencia electiva de un solo embrión, debe ofrecerse a parejas sin hijos con buen pronóstico: edad menor de 36 años, buena calidad embrionaria y en un 1º o 2º intento, a pacientes que tengan contraindicado un embarazo gemelar por razones médicas o a parejas que ya tengan hijos previos. El cultivo a blastocistos y una buena praxis en la vitrificación de embriones son las herramientas que nos permitirán alcanzar mayores tasas de éxito en transferencia de un único embrión.

Share
This