1
mioma-uterino

Los miomas uterinos (cuyo nombre real es Leiomioma uterino) son tumores benignos formados por masas de tejido muscular y que son bastante frecuentes, ya que afectan de cada diez mujeres a entre dos o cuatro de ellas.

Dependiendo del tipo de mioma la afectación en la fertilidad será una u otra, ya que existen tres tipos: subserosos (situados fuera del útero), intramurales (dentro de la pared del útero) y submucosos (cavidad del útero).

Es de interés señalar que de los tres tipos los miomas submucosos son los menos frecuentes, y en su mayoría los miomas que aparecen son subserosos o intramurales. Alrededor de un 55 % de los miomas son subserosos y alrededor de un 45% intramurales. Por lo que como hemos comentado el porcentaje de miomas submucusos es muy pequeño.

Son los miomas submucosos los que al encontrarse en la cavidad del útero pueden afectar más a la gestación, ya que se encuentran en contacto con el endometrio y provocan irregularidades menstruales. Además dependiendo de su tamaño pueden afectar a la implantación del embrión dificultándola.

Es por esto y por las molestias que puedan causar que se aconseje su tratamiento y su extracción. Normalmente su extracción se realiza a través de una cirugía poco invasiva, que no requiere ingreso alguno. Se trata de realizar una cirugía mediante histeroscopia que se realiza vía vaginal.

En algunos casos también, si se tratan de miomas de un tamaño muy reducido y que no causa ninguna alteración, quizá no sea necesaria su extracción. Sin embargo como en cualquier intervención dependerá del tamaño y localización de los miomas, y por supuesto de la opinión del ginecólogo utilizar una forma u otra de cirugía.

Por último añadir que su diagnóstico es bastante fácil, ya que con un examen pélvico manual, el ginecólogo los puede detectar, sino a través de una ecografía pélvica se pueden diagnosticar, siendo este uno de los métodos más fiables.

Si deseas realizar alguna consulta más concreta, cuéntanos tu caso.

Share
This