1
que es un polipo endometrial

El endometrio es la membrana mucosa que recubre el interior del útero. En ocasiones, una parte del tejido endometrial puede crecer de forma excesiva e irregular, sobresaliendo de la pared uterina. Son los denominados pólipos endometriales. Presentan una forma alargada y su tamaño puede variar desde apenas unos milímetros hasta el tamaño de una pelota de golf.

Al tratarse de un crecimiento anormal de tejido se clasifican como tumores, pero “la gran mayoría de ellos son benignos y no acarrean problemas mayores cuando son detectados y tratados”, matiza el doctor Miguel Dolz, director médico de FIV Valencia.

Síntomas del pólipo endometrial

Los pólipos pequeños suelen ser asintomáticos y las mujeres que los tienen en muchas ocasiones ni siquiera se dan cuenta. Sin embargo, cuando el pólipo aumenta de tamaño puede provocar una serie de síntomas molestos:

  • Sangrados irregulares: Hemorragia abundante durante la menstruación (hipermenorrea), sangrado entre menstruaciones o tras mantener relaciones sexuales.
  • Anemia: Causada por esos sangrados.
  • Dolor: En el área cervical debido a que se produce una dilatación.
  • Problemas de fertilidad: Los pólipos endometriales pueden ser una causa de infertilidad. Obstaculizan el paso de los espermatozoides y pueden llegar a impedir la implantación del embrión.

Causas del pólipo endometrial

El doctor Dolz explica que “aún no se ha logrado determinar con exactitud las causas específicas que provocan que se formen pólipos en el endometrio, pero sabemos que están relacionadas con la actividad hormonal de los ovarios”.

La probabilidad de desarrollar pólipos endometriales es mayor en mujeres con obesidad, hipertensión, altos niveles de estrógenos, mayores de 40 años o que padecen ausencia de ovulación (anovulación).

Tratamiento del pólipo endometrial

En algunos casos, cuando el pólipo endometrial es de tamaño pequeño puede desaparecer de forma espontánea sin ningún tipo de tratamiento. Incluso suele ocurrir que los pólipos sean localizados en una visita rutinaria al ginecólogo, al realizar una ecografía.

El tratamiento más frecuente de los pólipos endometriales es la extirpación de los mismos. Esta se realiza normalmente mediante una histeroscopia. Es una cirugía menor y ambulatoria, con la que se introduce un endoscopio en el útero para eliminar los pólipos. “La histeroscopia es una técnica poco invasiva que permite la extracción de los pólipos endometriales de forma rápida, fácil y segura para la paciente”, concluye el doctor.

Share
This