1
Disminución del deseo sexual

Cuando se busca el embarazo tendemos, muchas veces siguiendo la recomendación del médico, a programar los encuentros sexuales , poniéndoles fecha y hora y a instrumentalizar el sexo que ya no tiene únicamente valor por si mismo sino por lo que podemos conseguir.

Si el embarazo tarda en producirse no solo se prolonga la etapa de sexo programado sino que además al no obtenerse los resultados deseados, se instala una sensación de desaliento en la pareja que vendría a traducirse en: “para qué voy a hacerlo, para lo que me sirve…”.

Por otra parte la mujer, que suele ser la que manifiesta con más urgencia el deseo de concebir, trasmite a veces esa urgencia al varón, quien reacciona ante la presión con un cierto bloqueo.

Todo ello deriva en muchas ocasiones en una disminución del deseo sexual y en menor medida, pero con cierta frecuencia, en la aparición de otras disfunciones sexuales.

De ahí que cuando las parejas inician un tratamiento de reproducción asistida sientan alivio de que los resultados “reproductivos” ya no dependan de ellos, sino de la clínica. En ese momento ellos pueden volver a disfrutar del sexo sin presiones ni finalidades ulteriores, solo por el puro placer de disfrutar de la intimidad de la pareja, recuperando el sexo su carácter lúdico y afectivo.

Contar con un estado emocional adecuado incrementa las posibilidades de obtener buenos resultados

En los Programas de Apoyo Psicológico que proporcionan las clínicas de reproducción asistida con enfoque holístico, siempre se anima a los pacientes a que reactiven su vida sexual. El disfrutar de una buena vida sexual aumenta las endorfinas, mejora el estado de ánimo, contribuye a lograr una actitud mental positiva y regula nuestro estado emocional, factor este que se ha demostrado de gran importancia a la hora de conseguir el éxito en los TRA. Contar con un estado emocional adecuado no solo ayuda a tolerar mejor los pequeños inconvenientes de los tratamientos disminuyendo así la tasa de abandono, sino que incrementa las posibilidades de obtener buenos resultados.

Los psicólogos especializados en infertilidad y reproducción asistida siempre animarán y pueden orientar a la pareja sobre como reactivar el deseo, superando los bloqueos y reconectando entre ellos. Es bueno que la pareja dé tiempo, espacio e importancia a su vida sexual para su propio bienestar y porque no olvidemos, que cuando se trata de conseguir un embarazo, el sexo siempre tiene un papel que jugar.

Dra. Amalia Bayonas
Psicóloga en FIV Valencia

Share
This