1
FIVVblogc19_08_14

Como es bien sabido, cómo nos alimentamos tiene consecuencias en nuestro organismo y en nuestra salud, por lo que en consecuencia también algunos hábitos o algunos alimentos pueden afectar a nuestra fertilidad.

Aunque sea de forma moderada, hay algunos tipos de alimentos que afectan también de forma positiva la fertilidad. Existen varios estudios en los que se recomienda moderar la ingesta de algunas bebidas o alimentos, y se llama al consumo de otros.

Algunas de las recomendaciones de estos estudios para mejorar la fertilidad son las siguientes:

  1. Disminuye el consumo de alcohol

Se recomienda evitar el consumo de alcohol por completo si se presentan regularidades, y disminuir el consumo si se desea tener mayores probabilidades de éxito en la consecución de la gestación.

  1. Come más fruta y verduras

La fruta y la verdura son de los alimentos más saludables como bien sabrás. Pero además ayudan a eliminar moléculas nocivas producidas por la contaminación por ejemplo, entre otros factores externos que pueden afectar a los óvulos y a los espermatozoides. La verdura de hoja verde, como espinacas y acelgas, que contienen ácido fólico son especialmente recomendables.

  1. Controla la cantidad de pescado

El pescado es saludable, contiene ácidos grasos omega-3 que mejoran la fertilidad pero también contienen sustancias como el mercurio que pueden ser tóxicas para el feto, y que duran hasta un año en la sangre de quien lo consuma. Es por ello, que lo mejor es elegir pescados con menos cantidad de mercurio, y también controlar las cantidades.

  1. Come alimentos con hierro

Se recomienda la ingesta de alimentos con hierro, como lentejas, espinacas, hígado y carnes rojas con el fin de aumentar la reserva de hierro antes de quedarte embarazada, ya que el bebé se nutrirá de ti.

  1. Controla el consumo de café

Aunque en cantidades pequeñas algunos especialistas opinan que no influyen a la hora de concebir, sí que es recomendable disminuir la cantidad de forma gradual hasta incluso eliminar el consumo si se está en tratamiento de reproducción asistida.

Estas son tan solo algunas recomendaciones básicas, con el fin de mejorar la predisposición a concebir y al embarazo, pero recuerda que cada persona, cada mujer es diferente y necesita unos aportes distintos de vitaminas y hierro, por lo que lo ideal es acudir a un especialista y conocer exactamente qué va a necesitar tu cuerpo en concreto.

FIVVblog19_08_14

Share
This