1
reproduccion-asistida

Decimos que hay fallo de implantación cuando no conseguimos un embarazo después de tres ciclos de reproducción asistida en los que transferimos embriones de buena calidad. Así, el fallo de implantación es más bien un diagnóstico de exclusión: si los embriones son buenos, en la técnica del transfer no ha habido problemas y el útero tiene una buena receptividad, entonces podemos hablar de un problema de implantación.

Aunque a menudo lleguemos al diagnóstico de fallo de implantación como un diagnóstico de exclusión, es importante realizar estudios más en profundidad para llegar a descubrir la causa y concentrar los esfuerzos hacía ella.

Puede haber pequeñas alteraciones anatómicas en el útero o en las trompas que han pasado desapercibidas, como hidrosálpinx, pequeños pólipos uterinos o un endometrio de mala calidad.

Otras causas pueden ser alteraciones cromosómicas en los embriones, problemas de coagulación, patologías de la tiroides, o un mal funcionamiento del sistema inmunitario que produce células dirigidas contra el embrión que intenta implantar.

Pruebas habría que pedir para realizar el estudio de pacientes con fallos repetidos de implantación:

Lo primero, como en todos los campos de la medicina, es una correcta anamnesis. Es escuchar la historia de la paciente, saber recoger indicios de los intentos ya hechos, leer las informaciones que una visita física y una ecografía nos pueden dar.

Todas las demás pruebas complementarias se elegirán en función de la causa que sospechemos: por ejemplo una histerosalpingografía o una histeroscopia para visualizar mejor el útero y las trompas, estudios de la coagulación o de la funcionalidad tiroidea, hasta análisis genéticos o de factores auto inmunitarios, como las células natural killer.

Cuando estaría indicado en estos casos realizar un diagnóstico genético preimplantacional

Un DGP no está indicado de forma rutinaria en estos casos. Sería más indicado un estudio genético de los padres, y si hubiese alguna alteración se podría luego buscar en los embriones. Hay que seleccionar bien los pacientes que podrían beneficiarse de un diagnóstico genético preimplantacional, porque aparte de ser una técnica muy cara representa además una agresión para el embrión, hay que abrirlo, quitarle unas células, analizarlas y luego fecundarlo mediante ICSI. Todo ello puede restar al embrión capacidad de implantar correctamente.

Tratamientos o soluciones de que disponemos en caso de fallo de implantación repetido

En general es buena norma cuidar los embriones, prefiriendo siempre que sea posible el FIV al ICSI, que es mucho más agresivo; además, transfiriendo los embriones en estadio de blastocitos, o sea en el 5º día post-fecundación, operamos una especie de selección natural que nos permite elegir los embriones mejores y con mayor capacidad de implantación.

Los factores anatómicos se pueden beneficiar de la histeroscopia para la resección de septos o pólipos uterinos, o de técnicas como el scratching endometrial para renovar y aumentar la receptividad del endometrio.

Podría ser necesario utilizar fármacos adecuados para mejorar la funcionalidad tiroidea o disminuir la coagulabilidad de la sangre o contener la acción del rechazo inmunológico….

En fin, los tratamientos pueden ser muchos, y por eso es importante llegar al diagnóstico de una causa, para poder enfocar los esfuerzos terapéuticos hacía un problema específico.

Dr. Antonio Forgiarini

FIV Valencia

Share
This