1
fallo de implantacion causas

El fallo de implantación es el fracaso reproductivo tras la transferencia embrionaria. Aunque siempre hay una probabilidad tras la fecundación in vitro, de que el embrión no implante en el útero materno, hay un tipo de infertilidad que lleva su nombre y es el fallo o fracaso repetido de implantación. La paciente con este diagnóstico es aquella que tras la transferencia de 6 embriones no consigue gestar.

Si el fallo de implantación se da en el primer tratamiento, tras una fecundación in vitro, es un fracaso aceptable, teniendo en cuenta que con óvulos propios la tasa de gestación es del 47% y con óvulos donados del 65%. El problema es cuando este fallo se repite y la paciente no logra gestar, después de haber recibido varias transferencias embrionarias.

 

Transferencia embrionaria e implantación

En FIV Valencia la transferencia embrionaria es un procedimiento personalizado que va a depender del desarrollo de los embriones. Según la evolución de estos la transferencia se realizará un día u otro.

“Si bien es cierto que la horquilla de días en la que se lleva a cabo la transferencia embrionaria es entre el día 2 y el día 6 después de que el óvulo haya sido fecundado, siempre que las condiciones lo permitan transferimos embriones en los estadios de desarrollo más avanzados posible, ya que esto nos permite evaluarlos mejor y por tanto seleccionar aquellos que tengan la mayor probabilidad de implantar”, explica el doctor Dolz, director médico de FIV Valencia.

La selección embrionaria es clave para evitar el fallo de implantación y lograr una gestación, por eso cada vez transferimos más embriones en estado de blastocisto, lo que nos ayuda a mejorar las tasas de éxito y a reducir las transferencias dobles, evitando embarazos múltiples.

 

Sangrado en la implantación

El sangrado de implantación es un sangrado leve que bien puede confundirse con el sangrado menstrual. Se produce porque el útero está muy irrigado y esto puede hacer que sangre con facilidad. No es un sangrado rojo sino más amarronado, no obstante, a veces es difícil de diferenciarlo.

Lo más indicado en estos casos es consultar con la enfermera al inicio de este sangrado. Ella dará la indicación más oportuna, dependiendo del día en el que se produzca tras la transferencia embrionaria.

 

Qué pruebas hacer frente al fallo de implantación repetido

Como decíamos al principio de este post, uno o dos fallos de implantación no son un signo de repetición. La paciente debe de haberse transferido al menos 6 embriones de buena calidad y no haber logrado implantación para plantearse un estudio y proceder a:

  • Descartar la presencia de una malformación uterina, mioma y úteros con baja receptividad.
  • Examinar el cariotipo de ambos progenitores para saber si hay una alteración estructural en uno de los cromosomas que predispone al aborto o al fallo de los tratamientos de FIV.
  • Evaluar las hormonas tiroideas.
  • Descartar trombofilias y enfermedades autoinmunes.
  • Estudio de la causa aloinmune.

 

Estas pruebas pueden evidenciar algún problema que indique la causa del fallo repetido de implantación. Si así fuera, un tratamiento adecuado puede conseguir solventar el problema para lograr la implantación.

Share
This