1
fiv-valencia-reproduccion-asistida

Ya hemos hablado anteriormente en este blog sobre la importancia de la Transferencia Embrionaria, sus claves médicas o características, y hoy queremos volver a profundizar en este proceso clave en algunos tratamientos de Reproducción Asistida como la FIV o ICSI con una nueva entrevista realizada al Doctor Antonio Forgiarini.

Como ya explicamos, esta es la etapa final en la que se culmina todo el proceso en el que se han desarrollado los embriones, depositándolos finalmente en el útero de la mujer para que se pueda producir la gestación

En la entrevista, el ginecólogo especialista de FIV Valencia responde a las cuestiones formuladas por el portal Reproducción Asistida aportando la visión de nuestra clínica,  basada en el estudio de todos los factores necesarios para conseguir la implantación exitosa del embrión que finalice con el deseado embarazo.  Especialmente, las cuestiones ahondaron en la elección de los días adecuados para realizar la transferencia y la influencia del número de embriones disponibles a la hora de escoger dicha fecha.

A continuación os vamos a resumir las claves más importantes del proceso explicadas en la entrevista, la cual adjuntamos también más abajo para que la podáis consultar.

¿Cuándo se realiza la transferencia embrionaria?

El doctor Forgiarini explica que no existe un día predeterminado para realizar la transferencia embrionaria, sino que ésta depende del la receptividad del útero y el desarrollo del endometrio, siendo fundamental que éste sea asíncrono al desarrollo del embrión. Por ello, no se puede decir que sea el día 2,3,4 o 5… sino que varía dependiendo de la evolución de cada caso.

Aquí se hace fundamental el análisis de la clínica, que será encargada de evaluar la situación y tomar la decisión de forma conjunta con la pareja informándoles en cada momento de los pasos a seguir, con las causas y consecuencias derivadas en cada momento.

¿Cómo influye el número de embriones a transferir?

Además también entran en juego otros factores adicionales, como por ejemplo el tipo de tratamiento para el que se realiza la transferencia embrionaria o el número de embriones disponibles para poder transferir.

Aquí hay diferencias notables habitualmente, ya que por ejemplo en tratamientos con muchos embriones para transferir, como es el caso de la ovodonación, se suele dejar más margen a que los embriones evolucionen, pudiendo llegar al quinto o sexto día de cultivo.

Por contra, en el caso de que los embriones a transferir sean pocos, suele apostarse por transferirlos en los días 2 o 3 para evitar que el embrión detenga su desarrollo en el laboratorio.

¿Y qué pasa con los embriones que no se transfieren?

En este caso pasarían a ser vitrificados y almacenados, de forma que están disponibles para la pareja durante años, en caso de que quieren por ejemplo volver a tener hijos, o donarlos a alguna pareja que los pueda necesitar.

 

 

 

Share
This