1
embarazo beta negativa

Con frecuencia muchas mujeres que intentan quedarse embarazadas esperan con inquietud la llegada de un resultado positivo. Los días que pasan entre la relación sexual sin protección y la siguiente menstruación se viven con curiosidad y nervios. Tratar de reconocer síntomas o someterse a test de embarazo suele ser habitual entre las menos pacientes. Una de esas pruebas es la beta hGC. El resultado de este análisis suele ser bastante fiable, pero no es infalible.

¿Qué es una beta?

Lo que coloquialmente llamamos “una beta” es el análisis en sangre de la presencia de la hormona beta hGC. Se trata de la gonadotrofina coriónica humana, una hormona importante y necesaria para el desarrollo del embarazo, pues evitará que se desprenda el cuerpo lúteo en los primeros momentos de la gestación. Esta hormona se empieza a producir tras la fecundación del óvulo por el espermatozoide, cuando el embrión llega a la pared del útero donde se alojará y desarrollará. Las primeras semanas de crecimiento del embrión van acompañadas de un aumento exponencial de los niveles de beta hCG.

Hay dos tipos de análisis para averiguar los niveles de beta hCG, uno cualitativo y otro cuantitativo. La prueba cualitativa determina la presencia o ausencia de la hormona en sangre u orina (es lo que detectan los típicos test de embarazo que se compran en la farmacia). La prueba cuantitativa, en cambio, lo que hace es medir la cantidad de beta hCG que hay en sangre.

Falsos negativos y falsos positivos

Tal y como hemos comentado al inicio del post, el análisis de beta hCG es un indicador para saber si se ha producido un embarazo, pero no es infalible. A veces, podemos encontrarnos con un falso negativo o un falso positivo como resultado.

Cuando un óvulo es fecundado, el embrión que se ha formado suele tardar unos días en llegar hasta el útero, donde se emplazará para desarrollarse. Hasta que este no se implanta no se produce la hormona beta hCG. Si han pasado menos de 15 días desde el momento de la concepción puede que los niveles de la hormona del embarazo aún no sean lo bastante altos como para ser detectados y obtengamos un falso negativo.

En ocasiones el resultado en los valores de beta hCG pueden ser positivos por motivos distintos del de una gestación normal. Esto sucede en casos de embarazo ectópico de embarazo molar. Además, en pacientes sometidas a tratamientos de reproducción asistida las cifras de esta hormona se pueden ver alteradas por los efectos de la medicación.

La ecografía como método de confirmación del embarazo

Una ecografía aportará, sin duda, la confirmación definitiva de un embarazo. No hay margen de error cuando la paciente se somete a un ultrasonido temprano. Se trata de una ecografía transvaginal, es decir, a través de la vagina, con la que se comprueba que el embrión se ha implantado correctamente. En las primeras semanas de embarazo esta ecografía permite ver el saco gestacional e, incluso, escuchar el latido cardíaco del feto.

Share
This