1
Consecuencias emocionales del fallo implantatorio y aborto de repetición

De todas las circunstancias adversas que podemos encontrar a lo largo de un Tratamiento de Reproduccón Asistida hay dos especialmente agotadoras desde el punto de vista psicológico. Son el fallo implantatorio y el aborto de repetición. Ambas generan un tremendo desaliento en la pareja, la primera por ver repetidamente negado al acceso al embarazo y la segunda por el dolor emocional que se deriva de los abortos.

Ambas requieren la elaboración de un duelo, que a pesar de su connotación negativa es un proceso adaptativo y de sanación, al permitir afrontar el vacío que deja la pérdida, hacerla real y encajar la frustración que comporta.

Si estos duelos no se elaboran correctamente se puede quedar bloqueado y caer en una depresión que sí conlleva un proceso psicopatológico.

En el caso del Fallo implantatorio el duelo es diferente de otro tipo de pérdidas puesto que se sufre la pérdida de un sueño , de todo un proyecto de futuro y se vive con sensación de fracaso biológico y de autoestima personal.

Además se vive en soledad , se trata de un duelo socialmente desautorizado, porque no se comprende( se considera una pérdida menor, de poco valor social), ni se sabe cómo tratar por parte del personal sanitario.

Por otra parte, se diferencia del duelo por aborto recurrente, en que en este no se ha establecido aún apego con el feto/futuro hijo.

Riesgos del duelo no resuelto por fallo implantatorio son:

  • En posteriores ciclos de RA la ansiedad se dispara. Los niveles de estrés están aumentados.
  • Se lleva peor la fase de espera.
  • El abandono de los tratamientos es mayor por fatiga psicológica.
  • La autoestima se ve muy disminuída.
  • Pueden producirse conductas de aislamiento y depresión.

En cuanto al duelo por aborto recurrente, aquí si se ha producido ya un apego o vínculo afectivo con el futuro hijo, a lo que contribuye en gran manera los avances de la ciencia: los padres desde estadios muy tempranos pueden ver a su futuro hijo, ven el saco, oyen el latido, lo ven crecer, conocen el sexo… Según el tiempo que estén esperando igual han hecho hasta la ecografía de alta definición con lo que han establecido hasta parecidos.. Muchos llevan la foto de la eco en su cartera.

Para los padres no se trata de un feto en proceso de desarrollo que puede progresar o detenerse, sino de su hijo para el que han creado una identidad y un lugar en su afecto y sus vidas.

Por todo ellos se siente mucho dolor psíquico , con manifestaciones como tristeza, rabia, sensación de vacío, síntomas fisiológicos como trastornos del sueño o del apetito, somatizaciones y otros síntomas de tipo cognitivo como dificultad de concentrarse, problemas de memoria, desatención etc.

Las etapas del duelo, según la Dra Gracia Lasheras, son similares a las de un duelo por pérdida de un ser querido

  • Fase de shock incredulidad: puede durar entre unas horas y dos semanas. Inconscientemente no aceptan la pérdida.
  • Fase de búsqueda: episodios agudos de dolor por la separación-anhelo del bebé, distrés, desfallecimiento, que van disminuyendo gradualmente. Intentan buscar una explicación de lo sucedido.
  • Fase de desorganización: se reanudan las actividades cotidianas, se mantiene una intensa tristeza, falta de autoestima, indiferencia. Puede durar 6-12 meses.
  • Fase de reorganización: aceptación de la pérdida del feto. Puede aparecer melancolía al recordarlo. Se estabilizan las relaciones familiares y sociales. El duelo requiere de una elaboración psíquica de aceptación y asimilación de la pérdida.

Recomendaciones para superar el duelo:

  • Darse permiso para estar triste.
  • Darse tiempo para recuperarse.
  • No tener prisa.
  • Entender y aceptar los sentimientos y síntomas que pueden aparecer en esta etapa.
  • Cuidar la alimentación el sueño y la salud en general especialmente estos dias.
  • Pedir ayuda profesional si se considera que puede beneficiarnos.
  • Buscar y aceptar el apoyo de los otros.
  • Realizar un ritual de despedida que haga real la pérdida y a la vez permita que nos distanciemos de ella.
  • Tener paciencia y confianza en que nos vamos a recuperar y a volver a ser felices.

 

Otras sugerencias para hacer real la pérdida y superar el vacío son :

  • Realizar una ceremonia de despedida.
  • Escribir una carta.
  • Plantar un árbol en su memoria.
  • Enterrar una cajita con algún objeto que le estuviera destinado.

 

Es muy recomendable en el caso de parejas que sufren este tipo de situaciones valorar su resiliencia, entendida como la capacidad de las personas para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas, la capacidad de afrontar la adversidad saliendo fortalecido de ella. Interesaría en estos casos desarrollar programas dirigidos a fomentar esta competencia con el objeto de apoyarles y proporcionar recursos de afrontamiento a la pareja mientras esta desee permanecer en tratamiento y no existan razones médicas o psicológicas que recomienden detenerlo.

Amalia Bayonas

Psicóloga FIV Valencia

 

Share
This