1
embarazo-fiv

El TIG (Test inmunológico de Gestación) es una prueba de embarazo rutinaria y sencilla que se realiza a las pacientes de nuestra clínica a los 12 o 14 días de la transferencia embrionaria (dependiendo del estadío del embrión en el momento de la transferencia) con el fin de detectar la presencia o ausencia de la hormona específica de la gestación, la hCG –Gonodotropina Coriónica Humana–. Puede realizarse a partir de la obtención de una muestra de orina, aconsejando normalmente la primera de la mañana, o una muestra de sangre venosa extraída. Generalmente para ocasionar las menores molestias posibles a nuestras pacientes, se escoge la primera opción, exceptuando aquellos casos en los que el facultativo considere necesaria una determinación objetiva y cuantificada, que se hará mediante un análisis en sangre de los niveles hormonales de beta hCG.

Suele plantearse la cuestión acerca de quién es el profesional sanitario más idóneo para la notificación de los resultados del TIG. Informar acerca del resultado final de un tratamiento que ha llevado mucho esfuerzo de todo tipo y especialmente emocional, implica ser muy hábil a la hora de trasmitir la información, y también tacto para poder empatizar con la persona o pareja a quien se le transmite. Es imprescindible considerar cuál sería la reacción posible ante situaciones difíciles, los recursos de afrontamiento y la trayectoria de respuesta ante circunstancias de diferente envergadura que son propias de la personalidad del/los receptor/es de la noticia. Para disponer de esta información se precisa haber tenido un trato personal cercano con la persona/pareja y un diálogo directo constante, condiciones ambas que se dan en el ámbito de enfermería de reproducción asistida.

Basándonos en nuestra experiencia clínica asistencial y en las opiniones de nuestras pacientes, parece ser que la enfermera es la profesional más apropiada para transmitir los resultados de la prueba por los siguientes motivos:

-La enfermera es quien explica el protocolo de administración de medicación TRA escogido así como quien asesora sobre los hábitos saludables y pautas de comportamiento que debe seguir la paciente durante el proceso.

-La enfermera acompaña a la paciente/pareja durante todo el ciclo, y responde a sus dudas de medicación facilitando el contacto entre el médico y la paciente/pareja.

-Las pacientes se dirigen, en la mayoría de los casos, a las enfermeras ante cualquier contratiempo o duda que pudiese surgir. El contacto telefónico y por e-mail suele ser más frecuente con la enfermera que con cualquier otro miembro del equipo.

-Tanto en la intervención quirúrgica de la punción folicular como en la transferencia embrionaria, la enfermera controla el estado hemodinámico y anímico de las pacientes, detectando posibles signos de alarma que deberán ser transmitidos a los profesionales correspondientes. Además del acompañamiento desde el momento del ingreso hasta el alta domiciliaria.

-Es también ella quien realiza un seguimiento domiciliado a la semana posterior a la transferencia con el fin de resolver sus dudas y proporcionar apoyo.

-El TIG en orina se considera que es una prueba que entra dentro del plan de cuidados de enfermería en los tratamientos de Reproducción Asistida.

Además de todo lo relacionado no hay que olvidar nuestra cultura: la maternidad siempre ha estado ligada íntimamente y lo seguirá estando al género femenino. Aunque parezca una obviedad, la mujer es quien acompaña al feto durante su crecimiento y desarrollo en los nueves meses de gestación, abriéndole el largo camino de la vida. Este vínculo tan estrecho es puramente femenino. Al mismo tiempo, la profesión de los cuidados, por cuestiones sociales y culturales, se ha asociado históricamente al sexo femenino, de hecho enfermería es una profesión mayoritariamente femenina, incluso en pleno siglo XXI. Por lo que es comprensible que esa relación ya no de enfermera a paciente, sino de mujer a mujer, justifique la importancia que se le da a esta profesional en este campo. La empatía es una de las habilidades que adquiere el profesional enfermero y que se trabaja diariamente, sobre todo en este caso, con el fin de mejorar el trato y la satisfacción de las parejas sometidas a técnicas de RA.

Así pues, siendo la relación enfermera-paciente tan cercana durante todo el tratamiento de Reproducción Asistida (RA) y atendiendo a las preferencias de la mayoría de nuestras pacientes, parece que la enfermera es la profesional a quien se debe encomendar la comunicación y el acompañamiento en los resultados del TIG.

Ferrer, R. y Santainés, E.

Share
This