1
En qué consiste la estimulación ovárica

La estimulación ovárica es el primer paso de muchos de los tratamientos de reproducción asistida. En este post resolvemos las dudas más frecuentes que surgen cuando por primera vez escuchas este término médico.

  1. ¿En qué consiste la estimulación ovárica?

La estimulación ovárica consiste en administrar una medicación hormonal que hace trabajar al ovario más de lo normal con objeto de obtener un número adecuado de ovocitos. Tiene lugar en la primera parte de un tratamiento de reproducción asistida.

Dentro del ciclo menstrual en cada ovario se desarrollan muchos folículos. Cuando uno de ellos crece más que los demás, estos se detienen para permitir la maduración de un solo ovocito. Con la estimulación ovárica se modifica esta dinámica del organismo y permite que se desarrollen completamente varios folículos. Es lo que se conoce como ovulación múltiple.

 

  1. ¿Cómo se realiza el tratamiento de estimulación ovárica?

La estimulación ovárica se realiza con un preparado hormonal que altera el ciclo menstrual natural y provoca la maduración de varios ovocitos. El tratamiento suele durar unos 14 días, tras terminar la última regla. Las hormonas se administran por vía subcutánea y la paciente se aplica una inyección cada día de los que dura el proceso.

La estimulación ovárica se utiliza en casi todos los tratamientos de reproducción asistida. Suele aumentar las posibilidades de éxito en pacientes mayores de 35 años con dificultades para concebir. Esta técnica se emplea también en los casos de donación de ovocitos -en la donante- o en la congelación de óvulos para mujeres que deciden retrasar su maternidad.

 

  1. ¿Es peligrosa la estimulación ovárica?

La estimulación ovárica no tiene por qué suponer ningún riesgo para la salud. La medicación administrada es muy segura, ya que son las mismas hormonas que la propia mujer produce durante su ciclo menstrual natural. Puede ocurrir que, con el tratamiento hormonal, se sienta hinchazón, pesadez o cambios de humor. Síntomas parecidos a los de una regla normal.

Esta técnica puede contribuir a que, sobre todo en los casos de inseminación artificial, un porcentaje de las gestaciones por reproducción asistida sean múltiples. Puede producir también el síndrome de hiperestimulación ovárica, cuando la respuesta al tratamiento es excesiva y se desarrollan demasiados óvulos a la vez. Sin embargo, este tipo de casos cada vez son menos frecuentes. Las clínicas de fertilidad disponen de métodos avanzados para prevenirlos. Hoy en día se puede lograr el embarazo con un control absoluto de todas las etapas del proceso.

Es importante ponerse en buenas manos y acudir a profesionales que estudien cada caso de forma particular. En FIV Valencia analizamos la situación de cada paciente de forma individualizada. Así, logramos adecuar la medicación y la duración del tratamiento a sus necesidades personales.

Share
This